Casa rural  - Tía Aurelia

¡Aléjate de la ciudad y pasa unos días inolvidables en Torresandino!

ENTORNO Y ALREDEDORES

FAUNA Y FLORA:

Los viñedos en verde y ocre, y los extensos campos de cereal son una de las imágenes mas representativas de la Ribera del Duero. Sin embargo, la comarca de la Ribera del Duero comprende otros parajes como la gran diversidad de bosques en los que crece el pino albar, la encina, el quejigo, el pino resinero, el enebro y la sabina albar.

Entre la fauna característica de la Ribera, se encuentran el lobo, el gato montés o el tejón. También en estas masas forestales, anidan el águila real, calzada y culebrera, el alcón peregrino, el buitre leonado y el alimoche. 

Los páramos donde se encuentra Torresandino constituye el hábitat ideal para diversas especies de aves esteparias, con presencia de gangas, sisones, alcaravanes, ortegas e incluso avutardas. 

Sin embargo, los que vivifican la Ribera del Duero son, sin duda, los ríos y arroyos. Torresandino se encuentra en una sitio provilegiado, bañado por los ríos Esgueva y Henar, afluente del anterior. Estos ríos sirven de nacedero para regar en la comarca unos bellísimos sotos en los que crecen alisos, chopos y sauces, que sirven de hogar a gran cantidad y variedad de aves.


 

Los embalses de Tórtoles de Esgueva (Burgos) y Encinas de Esgueva (Valladolid), muy próximos a Torresandino, permiten al turista disfrutar dándose un buen chapuzón, practicar la pesca, o simplemente contemplar el hermoso paisaje que los rodea. Si esta idea no te convence, siempre podrás pasar los calurosos días de verano disfrutando y descansando en las maravillosas piscinas municipales de Torresandino.

SENDERISMO:

Desde Torresandino se puede realizar la Ruta "Sendero de la Morera y los Valles". En el recorrido del sendero encontraremos la ermita de Santa Lucía, las ruinas del convento de los Valles y la morera de Villovela, magnífico ejemplar incluido en el catálogo de árboles singulares de la provincia de Burgos.

  • Distancia: 27,4 Km
  • Tiempo estimado: 6 h
  • Desnivel acumulado: 408 m
  • Dificultad: Alta
  • Ciclabilidad: 100%
  • Época recomendada: Todo el año
  • Tipo de sendero: de campiña

Para consultar otras rutas donde practicar el senderismo en la Ribera del Duero Burgalesa:

http://www.riberadeldueroburgalesa.com/rutas-senderismo.php

GASTRONOMÍA:

La comarca de la Ribera del Duero Burgalesa puede presumir de una cuidada y consolidada gastronomía principalmente ovina y porcina donde, la calidad, el buen gusto y la tradición se unen para ofrecer una cocina con personalidad propia. Entorno a estos productos de calidad han nacido dos de las más reconocidas Denominaciones de Origen del territorio nacional e internacional:

  • La Denominación de Origen Ribera del Duero: avala la calidad de unos vinos de fama mundial.
  • La Indicación Geográfica Protegida “Lechazo de Castilla y León” que vela por lograr un producto de máxima calidad que a tantos visitantes atrae a nuestros fogones.

Estos dos productos estrella se acompañan de panes y tortas de aceite, embutidos, quesos, la excelente morcilla de Burgos (y su variante de Aranda), pollos de corral, carnes de caza y, por supuesto, postres típicos que endulzan el final de una inolvidable comida.

Sin duda el lechazo es el producto principal en nuestra mesa: despiezado en cuatro cuartos y colocado en cazuelas de barro, se introduce en el tradicional horno de leña durante horas, a fuego lento, donde se irá haciendo en sus propios jugos. No hay que olvidar otra de las especialidades de la cocina ribereña, las chuletillas asadas sobre la brasa de sarmiento, hermanamiento perfecto entre arquitectura vegetal de las vides y el cordero. De la ganadería ovina también se obtienen excelentes quesos de oveja con diferentes grados de maduración. En nuestro territorio contamos con empresas productoras adheridas a la Marca de Garantía “Quesos Región del Duero”.

No debemos olvidar el cerdo, de donde obtenemos sabrosos embutidos y la famosa morcilla de Burgos. Con el cerdo, tradicionalmente por San Martín, se realizaba la matanza, y actualmente se está recuperando esta costumbre como fiesta popular.

Para finalizar, la comida, podemos elegir entre gran variedad de postres, como quesos blandos y frescos acompañados de miel o los dulces típicos como los empiñonados y las yemas de Aranda de Duero, arroz con leche, natillas, rosquillas (entre ellas destaca la exclusiva “Rosquilla de Cañada”) y pastas caseras cuyas recetas guardan celosamente las Dominicas de Caleruega.

Extensa es la oferta de platos que podemos degustar en los restaurantes de la zona y también amplio es el abanico de recuerdos gatronómicos que de la Ribera del Duero Burgalesa nos podemos llevar: quesos, morcillas, vino, lechazo y diversos dulces pueden acompañarnos en nuestro regreso a casa y pervivir el recuerdo de unos días de descanso y diversión.

No debemos de olvidarnos de los vinos de la Ribera del Duero; que deben su calidad a un clima marcado por una temperatura media muy baja y un importante contraste térmico entre el día y la noche, especialmente significativo durante la época de maduración de la uva, dando como resultado esos reconocibles vinos llenos de color, estructura y casta considerados uno de los mejores vinos del mundo.

http://www.riberadeldueroburgalesa.com/enoturismo.php